Shinji Nakaba es un diseñador japonés  que lleva algo más de 40 años creando piezas únicas y originales.

La joyería con calaveras me apasiona, las tengo en collares, pendientes, pulseras… Así que imagínate mi cara cuando me encontré con este pedazo de artista. Sigue leyendo y te explico el proceso de creación de estas pequeñas calaveras para transformarse en joyas.

Para sus creaciones utiliza metales y piedras preciosas, pero también usa materiales poco convencionales, ya sean latas de aluminio, botellas de plástico o materiales que de otra manera irían al cubo de reciclaje, creando piezas que se convierten en “esculturas” totalmente ponibles. “Sólo quiero darle una nueva vida a algo que no tiene valor”, afirma en su página web.
Un ejemplo de su intrincado trabajo son estas diminutas calaveras que talla de manera tan delicada y que transforma en preciosos anillos, pendientes o broches.

Así comienza el tallado de las perlas:

Y este es el resultado:

joyería con calaveras

Los anillos de calaveras llevan su firma:

En todas estas pequeñísimas calaveras aparece inscrita la palabra “Vanitas”, término en latín de “Vanidad”, haciendo referencia al arte funerario de los siglos XVI-XVII con el que según él, pretende enfatizar la “insignificancia de la vida terrenal” y “la naturaleza transitoria de todos los bienes terrenales”. Todas estas preciosidades llevan su firma y el año de producción.